¿Por qué no funcionan mis ventas en internet?

Aunque muchos empresarios piensen que hacer negocios en línea es fácil, lo cierto es que la tasa de fracaso de los negocios online es de al menos un 80%, ya que no siempre se crean modelos de negocio que realmente satisfagan las necesidades de las personas a las cuales se dirigen.

e-commerce

Aunque cada negocio es único, hay fallas comunes y compartidas en casi todos los negocios de comercio electrónico. Comprender estos problemas desde su origen les ayudará a evitarlos y tener un negocio por internet exitoso.

Las causas comunes del fracaso de un negocio electrónico

1. Sin inversión real

Es posible abrir una tienda virtual por solo unos pocos cientos de euros, pero eso no significa que eso sea todo lo que tendrás que invertir.

Al igual que cualquier nuevo negocio, una tienda en línea puede necesitar de varias inyecciones de capital y una importante cantidad de mano de obra.

Si ya te va bien con una tienda física, piensa que un negocio virtual te tomará bastante tiempo para que sea realmente exitoso, y este debe ser pensado prácticamente como una sucursal con otra ubicación. Entonces, invertir en esta sede virtual será similar en tiempo y por lo menos deberás dedicarle una parte importante de dinero.

No hay que negarse a invertir unos 5.000 euros en una tienda virtual, cuando en una tienda física estás dispuesto a invertir sin reparos unos 50.000 euros, sólo porque tienes la convicción en que ese negocio funcionará dado que lo has visto con tus propios ojos. Un buen sitio web será caro pero tiene en realidad, un mayor potencial de ventas que uno físico.

2. No hay flujo de caja

Esto es algo muy básico, el flujo de caja es el movimiento de dinero que entra y sale del negocio. Las nuevas empresas que operan por internet pueden meterse en problemas si no tienen suficiente dinero en efectivo para seguir operando.

Un ejemplo de esto es cuando un empresario invierte todo su dinero efectivo en inventario y se queda sin dinero para la comercialización. Esto lo lleva fácilmente al fracaso ya que las ventas no suben y el negocio se estanca.

Para evitar los problemas de flujo de efectivo, tienes que tratar de extender los plazos de pago de tu inventario, dejándolo a 30, 60 o 90 días si es posible. Tienes que ir reinvirtiendo en base a los ingresos reales, no en base a las ventas proyectadas.

3. Pobre gestión de stocks

Dependiendo del modelo de negocio, la gestión de inventario puede ser uno de los problemas más importantes en las nuevas operaciones de comercio electrónico, ya que comprar demasiado inventario, como se mencionó antes, puede paralizar tu flujo de caja. Al comprar muy poco inventario puede que estes perdiendo ventas o incluso dejes a tus clientes decepcionados.

Programar los plazos de entrega de los pedidos es algo complejo y crítico, que tienes que hacer siempre, considerando los costos asociados a las entregas y los costos de obtener el propio inventario.

4. Demasiada competencia

Internet es una tierra llena de oportunidades, incluso para las empresas más pequeñas, pero casi nadie puede sobrevivir de cara a una competencia voraz.

Este es un problema común considerando que las nuevas tiendas de comercio electrónico buscan vender los mismos productos que ofrecen los minoristas más grandes. Por decir un ejemplo, El Corte Inglés puede ser una competencia seria para las nuevas empresas de internet.

A modo de ejemplo, podría ser muy difícil para una nueva tienda de comercio electrónico tratar de vender la Xbox de Microsoft, si ya la tienen disponible cientos de minoristas en línea, como Amazon, Game y otros. En pocas palabras, será muy difícil vender los productos de consumo, a menos que te especialices en un nicho de mercado especifico, y tienes que darte el trabajo de buscarlo y explotarlo.

5. Un mal sitio web

Hasta el mejor plan de negocio se puede ver superado por un sitio web de mala calidad.

Un sitio de comercio electrónico moderno debe ser seguro y funcional, ser fácilmente ubicable en cualquier buscador, poder adaptarse a los dispositivos móviles y cargar rápido. Cualquier cosa menos es inaceptable.

Hay muchas plataformas de comercio electrónico para elegir y muchas de ellas requieren de muy poca experiencia técnica, por lo que no existe excusa para tener un mal sitio.

6. Mala fotografía de tu producto

Los compradores en línea no pueden inspeccionar físicamente los productos que vendes, por lo que una mala fotografía de tu producto es un pecado capital para un comercio minorista en línea.

Utiliza el tipo de fotos que usan los vendedores online de éxito como estándar para vender tus propios productos. La fotografía del producto debe estar clara, bien enfocada y limpia.

7. Sitio web sin tráfico

Pocas cosas matan a un minorista más rápido que no tener compradores. En el contexto del comercio electrónico, tener tráfico en el sitio web es tener flujo de compradores dentro y fuera de la tienda. Si deseas hacer ventas, tienes que tener tráfico.

Una manera rápida de conseguir tráfico es pagar la publicidad por clic. Aunque puede ser costoso, es una buena opción.

Otra opción, más lenta pero más potente para dirigir el tráfico a tu web, es con contenidos que se comercialicen a través de los medios de comunicación, ayudando a promover tu sitio web.

internet

8. No tener paciencia

Un negocio en línea necesita tiempo para crecer. Con demasiada frecuencia, los nuevos propietarios de negocios creen que van a comenzar a tener beneficios de inmediato, pero esto no es lo usual. Puede que necesites de varios meses para ganar incluso escasos beneficios.