¿Más creativo o más rígido? el liderazgo en tiempos de crisis

En los momentos difíciles es cuando puede salir a relucir el liderazgo de los emprendedores, ya que deben hacer un esfuerzo doble  por sacar a flote su creatividad a fin de superar los problemas de un modo innovador, y lo más importante, poner en práctica sus ideas.

lider-creativo

Para superar los grandes retos de la vida, se necesita cultivar el pensamiento creativo, y de eso hablaremos hoy, a fin que puedas aprovechar todas tus buenas ideas y usarlas antes que ocurra una crisis. Esto lo consigues estableciendo una rutina de pensamiento creativo.

Cómo estimular el pensamiento creativo:

1. Pasa tiempo con personas creativas

Hazte el hábito de pasar más tiempo cerca de personas creativas, tanto dentro como fuera de tu trabajo. Deja que la forma de pensar de esas personas te influya y desafíe tu modo de ver las cosas.

Cuando amplías tus perspectivas de pensamiento, puedes encontrar soluciones donde alguna vez pensaste que no existían.

2. Busca la solución obvia

Para resolver los grandes problemas, muchos piensan que hace falta crear soluciones fastuosas, cuando a veces en la respuesta está  basada en el sentido común, en lo obvio. Aplicar el pensamiento creativo significa explorar todas las ideas, incluso las más absurdas y obvias, hasta las insignificantes. A menudo la solución más simple es siempre la mejor solución.

3. Sé razonable

La lógica y la creatividad trabajan muy bien juntos, pero a veces el pensamiento racional se interpone en tu camino creativo, impidiendo que las ideas fluyan. Debes estar dispuesto a mirar las ideas irracionales, que a menudo expanden tu forma de pensar y da lugar a avances que de otro modo se perderían.

Sólo después que has observado tus ideas irracionales, date el tiempo de evaluarlas racionalmente.

4. Practica la agilidad mental

La creatividad necesita flexibilidad, mientras que el pensamiento rígido y burocrático está siempre en oposición directa a la innovación y la creatividad.

Hazte el hábito de considerar todas tus ideas, sin importar lo difícil que pueda parecer ponerlas en práctica o la cantidad de cambios que necesites hacer para llevarlas a la realidad. El ejercicio diario es ir pensando en problemas cotidianos y cómo resolverlos. Recuerda que así se creo la tapa antivuelco para mayonesa, kétchup y otras salsas, hoy esa solución creativa es una patente que genera millones a su creador.

5. Atrévete a ser diferente

Ser creativo es colocarte fuera de las normas. Debes cultivar una disposición a desafiar todas las reglas y status quo, debes pensar en lo que pasaría si las cosas se hicieran de un modo diferente.

liderazgo2

6. Ve en los problemas, las oportunidades

A veces, la única diferencia entre un problema y una oportunidad es la palabra que se utiliza para describirlos. Cada vez que te enfrentes a un problema, da un paso atrás y preguntante cómo se podría describir ese problema, como una oportunidad para innovar, construir y mejorar.

Los problemas serán fuente de sufrimiento o de alegría dependiendo de cómo los mires y abordes en su solución. Sólo una perspectiva creativa  para observar los problemas es la que te permitirá resolverlos como si se tratase de una oportunidad.