¿Por qué tus finanzas como emprendedor deben ser diferentes?

Es muy común que los dueños de negocios entrelacen sus finanzas personales y comerciales, lo cual con frecuencia termina en un desastre, ya que el tratamiento impositivo de las finanzas de una empresa, es distinto al de las finanzas personales, haciendo muy inconveniente mezclarlas.

finanzas-para-pymes

Desde los inicios de una empresa, es muy necesario mantener divididas las finanzas personales de las empresariales, independiente que tu negocio sea grande o pequeño.

Cómo manejar tus finanzas en la empresa

1. Mantén cuentas bancarias separadas:

Para empezar, debes abrir cuentas bancarias aparte para tu empresa. Cuando mantienes las cuentas de tu negocio aparte de las personales, es más fácil ordenar los impuestos también y además, al finalizar el año, todos tus ingresos y gastos estarán en un solo lugar, porque revisar los registros con los movimientos es mucho más fácil.

Si llevaras tus cuentas mezcladas, y intentaras separarlas recién en marzo o abril, no serías capaz de recordar con precisión todo el dinero que has movido desde hace un año atrás. Con los registros de las cuentas por separado, es mucho más fácil realizar una auditoría de los gastos y ingresos.

2. Usa una tarjeta de crédito de empresa:

Aunque los requisitos para tener una tarjeta de crédito sean muy estrictos, intenta tener una exclusiva para tu negocio, de modo que mantengas tus cuentas de crédito aparte de tus cuentas personales.

3. Considera fundar una Sociedad Limitada (SL):

Mantener la responsabilidad como empresa, bien limitada respecto de tus bienes y recursos personales, es lo mejor que puedes hacer, sobre todo si estás recién empezando.

Siéntate con tu equipo de asesores y determina que tipo de sociedad tiene más sentido para ti, el impacto que tendrá esa sociedad en los impuestos y el plan financiero y de seguros que tendrás que tener asociado.

Tener esto claro desde el principio es de vital importancia antes de abrir cuentas bancarias.

impuestos-mitos

4. Hazle seguimiento mensuales a tus cuentas:

Control es la palabra clave para mantener tus cuentas personales y de empresa siempre dentro de presupuesto. Revisar tus cuentas de empresa y personales una vez por semana y por mes, te ayudará a tener en mente claridad acerca de tus gastos y además, te ayudará a la hora de determinar si estas gastando en cosas innecesarias.