¿Por qué no aceptar la entrada de inversores en una Startup?

Siempre vemos con demasiada publicidad y hasta un halo de magia esos casos de emprendedores que comenzaron a ventilar una gran idea y después encontraron inversionistas que les dieron millones de dólares para construir su empresa.

inversionista

Aunque buscar inversores puede ser buena idea para algunos, también es cierto que es lo peor que se puede hacer en los inicios de una empresa, por los motivos que te explicaremos aquí.

Por qué evitar a los inversionistas

Te desgasta:

La búsqueda de inversores requiere de mucho trabajo, tiempo y dinero que no puedes permitirte gastar. Los empresarios que planean completar su plan de negocios el primer mes, encontrar un inversor al segundo y lanzar un producto al tercer mes se engañan a sí mismos.

Encontrar un inversionista requiere de varios meses de esfuerzo y te obliga a estar en muchas presentaciones, donde tus probabilidades de éxito son de apenas un 10%.

Sigues con un jefe encima:

Cualquier persona que te da dinero se convierte automáticamente en un jefe duro. Si has decidido ser un empresario para ser tu propio jefe, entonces no debes aceptar el dinero de nadie. Cada persona que te de dinero va a querer poner sus condiciones de entrada y además, estar al corriente de cada uno de los movimientos. Con un jefe encima, tendrás que vivir reportando y negociando todo con tu jefe a diario.

Debes renunciar a ser el dueño:

Incluso hasta un pequeño inversor te pedirá un porcentaje de propiedad grande, debido a lo molesto que le resulta valorar la empresa. Cuando incorporas a un inversionista, tienes que estar dispuesto a perder el control de tu empresa hasta que este lista para escalarse y el modelo de negocio esté probado, con clientes y ingresos reales.

Los inversores sólo quieren un retorno rápido, y no comprenden que no se puede mantener los costos fijos bajos en los inicios, apretándote siempre al máximo. A veces los esfuerzos creativos requieren de más tiempo para el lanzamiento, o los esfuerzos para dirigir la compañía necesitan mayor afinación, y todo eso se traduce en un desgaste enorme por tener que darle explicaciones a los inversores.

Te distraen del foco del negocio:

Gestionar a los inversores te genera una distracción innecesaria de tu negocio principal. La tarea de recaudar fondos y gobernar a los inversores son un desgaste sin fin, que está muy lejos de construir el producto correcto y buscar a los clientes reales.

Los empresarios tienen que empezar desde abajo y girar rápido. Hay que comenzar con un producto mínimamente viable, al igual que tu equipo de trabajo. Los mejores socios son los que comparten los costos y riesgos. Sin inversores, tendrás que trabajar más duro para encontrar proveedores que absorban los costos y riesgos  asociados a un rendimiento potencialmente más grande en el futuro, pero serás más feliz y trabajarás con menos presión.

Trabajar con el dinero de inversores conlleva tantas presiones adicionales, que la felicidad y la satisfacción personal quedan totalmente comprometidas.

inversores

Te distrae de tu compromiso:

Lo mejor es que inviertas hasta lo que no tienes en tu empresa. Esa es la única forma en que tus clientes sabrán que estas comprometido a resolver su problema, aumentando tu motivación y convicción.

Conseguir inversores no son la solución al problema de no tener un euro para iniciar el negocio. Para los inversores, verte sin dinero les indica que no tienes la disciplina para administrar tu dinero y mucho menos administrar un proceso de negociación dura.

Si no tienes dinero, lo mejor que puedes hacer es trabajar para otros en sectores similares a aquellos en los que buscas emprender durante un tiempo, para aprender del negocio, ahorrar dinero y probarte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *