¿Necesitas un contrato como autónomo?

Como autónomo tienes un tratamiento contractual muy distinto al que tienen los empleados asalariados, sin embargo, no por ser autónomo debes dejar los contratos de lado, ya que lo usual es que el autónomo trabaje con varios clientes, y una buena herramienta para administrar  la relación con ellos son los contratos de prestación de servicios.

contrato

Los contratos y los autónomos

Para casi todos los autónomos, redactar un contrato es una tarea difícil, dado que existen muchos tecnicismos que no conoce y no tendría por qué conocer, sin embargo, hay modelos proforma de contratos para autónomos que están colgados de repositorios de contratos en internet, a los cuales sólo hay que llenarlos con algunos datos personales y la información que concierne al servicio.

¿Qué tipo de contratos usa el autónomo?

El autónomo tiene varios modelos de contrato que le pueden ser útiles, tales como:

El Contrato Mercantil: Este tipo de contrato puede firmarse por los autónomos para regular la relación que existe con su cliente. Con el contrato mercantil o privado de prestación de servicios, se establecen las bases y condiciones en las cuales se prestará los servicios, indicándose en detalle la calidad, tiempo de entrega y cualquier otro tema que sea necesario dejar claro entre las partes desde el inicio.

Con este contrato, los autónomos se aseguran que su cliente les pagará el trabajo realizado, y a su vez, éste se obliga a prestar un servicio en las condiciones ahí estipuladas.

Los contratos mercantiles, se pueden dividir en contratos de comisión, de venta y de servicio.

Tercerizar el contrato: Si como autónomo te complica mucho elaborar un contrato, puedes acudir a los servicios de una consultora que los haga en tu lugar. Subcontratar este servicio permite al autónomo focalizarse en el negocio y dejar en manos de terceros la elaboración de contratos y el desarrollo de temas administrativos.

En los inicios de cualquier negocio, delegar estas responsabilidades permite liberarse de cargas administrativas y fiscales para concentrarse en generar ingresos.

¿Siempre necesitarás contrato como autónomo?

No. A pesar que los contratos permiten asegurar el pago de una actividad comercial, no siempre es necesario hacerlo. Para servicios esporádicos en medios de comunicación por ejemplo, se puede operar sin contrato.

Aunque no exista un contrato entre las partes, siempre es recomendable dejar bien establecido los términos del servicio por escrito, de modo que tanto el autónomo como el cliente tengan claro desde el inicio los alcances del servicio.

Los contratos permiten respaldar las relaciones comerciales, dejando una prueba tangible que demuestra que existe una relación de negocios, y que deja en evidencia que existe una relación entre el empleador y los empleados.

¿Qué pasa con los autónomos dependientes?

Los autónomos dependientes son aquellos que obtienen la mayor parte de sus ingresos de una sola fuente, es decir, un 75% de sus ingresos provienen de un solo cliente, por lo que ellos deben tener un contrato que los acredite como autónomos dependientes o TAED.

Los contratos de los autónomos dependientes deben individualizar a las partes que lo firman, el objeto de su trabajo, la periodicidad y la jornada laboral, además de indicar claramente cómo se tratarán sus festivos y descansos.

En el contrato del trabajador autónomo dependiente, deberá señalarse claramente las condiciones de trabajo que tendrá el trabajador, que no podrán ser distintas respecto a las que desempeñan los demás trabajadores. La actividad del autónomo se puede desarrollar además, con criterios organizativos propios y el riesgo de la actividad debe ser asumido también por el mismo trabajador.

negocios

¿Para qué le sirve un contrato a un autónomo?

Para el autónomo dependiente, es muy bueno tener contrato, ya que este delimita sus funciones, aún cuando organice su trabajo de modo independiente. Además, puede beneficiarse de los derechos que emanan de su contrato, que serían los siguientes:

  • Tener 18 días hábiles de vacaciones.
  • Permiso maternal sin necesidad de haber cumplido con 180 días cotizados.
  • Indemnización por despido o término de contrato por un importe fijo.
  • Facilidades para acceder al seguro de desempleo y cobrar el paro como autónomo.

Con todas estas ventajas, está claro que los autónomos dependientes tienen que asegurarse su contrato con su principal fuente de ingresos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *