¿Deberían las empresas contratar a personas con discapacidad?

La palabra  “discapacidad” por sí misma ya es una palabra limitante que nos hace ver con una connotación negativa lo que más bien deberíamos llamar “capacidades diferentes”. La palabra discapacidad nos hace poner el foco de los pensamientos en limitaciones, sin pensar ni un solo momento que probablemente esos discapacitados, tengan más desarrolladas otras capacidades específicas que serían muy útiles en la empresa, comparados con el común de las personas.

discapacidad

¿Por qué contratar a un discapacitado?

Contratar a un discapacitado no es sólo un acto humanitario y de beneficio social es también un asunto de adaptar la empresa a los nuevos tiempos, ya que hoy en día existen las tecnologías suficientes para contratar a personas que tienen discapacidades y que les permitirían desempeñarse bien, como el braille, los dispositivos de voz, los lectores de pantallas y varias cosas más.

Entre las principales razones para contratar a un discapacitado tenemos:

Se esfuerzan el doble: A la mayoría de los discapacitados, tener que adaptarse a su nueva realidad les ha significado hacer un mayor esfuerzo por destacarse en otras áreas, donde sus competencias eran absolutamente normales, y ahora tienen que ser sobresalientes, para compensar su problema.

Los discapacitados ponen mayor empeño en su trabajo, porque les cuesta más abrirse paso en la vida y obtener oportunidades.

Desarrollan habilidades distintas: La discapacidad física  puede estimular la capacidad intelectual, haciendo que las personas con limitantes de movilidad por ejemplo, desarrollen un nivel de concentración y capacidad de resolución de problemas superior a lo normal. Todo esto es por cierto, muy conveniente para una empresa.

Son leales: Los discapacitados agradecen las oportunidades, por todo lo que tienen que demostrar para obtenerlas, como si no las merecieran por el solo hecho de ser personas en el mundo. Una empresa se beneficia el doble cuando contrata a un discapacitados, ya que obtiene a una persona comprometida y leal con la empresa, y las metas de esta.

La realidad de las empresas españolas

A pesar que tenemos la Ley de Integración Social del Minusválido, todavía no se ha podido cumplir con el 2% de contratación de discapacitados en empresas que superen las 50 personas, y el país ocupa casi el último lugar en temas de integración social, según los datos procesados por la OCDE.

Ni siquiera el 10% de las empresa españolas cumple con la Ley de Integración Social del Minusválido, lo que nos hace pensar por qué y entre las razones más fuertes es que no existe fiscalización y el bajo costo de una sanción, que como máximo puede llegar a los 3.000 euros, una cifra que no disuade a los empresarios prejuiciosos y marginadores.

tablet-braille

Ventajas Económicas para las empresas

Contratar a discapacitados, tiene ciertas ventajas económicas para las empresas, ya que existen, por ley, varios incentivos dependiendo del contrato laboral, tales como:

Contratos temporales:

Bonificación en Seguridad Social: Hay una desgravación total de pago de esta cuota para las empresas con la contratación del primer discapacitado, que llega en el caso de contratar a un segundo discapacitado al 75%, mismo porcentaje para los siguientes.

En el caso de las mujeres, se rebaja el 90% si son mayores de 45 años y 80% si son menores de esa edad.

Subvenciones: De hasta 910 euros por adaptación del puesto de trabajo es decir no todo el gasto se lo lleva la empresa.

Contrato indefinido:

Bonificación cuota empresarial: De hasta 90% para mayores de 45 años y del 100% si son mujeres. Este beneficio aplica durante todo el tiempo que dure el contrato, independiente que sea a tiempo total o parcial.

Hay subvenciones de unos 4.000 euros, al inicio de un contrato, deducción de impuesto a las sociedades de hasta 6.000 euros por cada contrato y un incentivo de hasta 10.000 euros por cada trabajador que se incorpore en las cooperativas y sociedades laborales.

Contrato de formación

Reducción de SS: Se reduce la cuota de Seguridad Social hasta en un 50% cuando se contrata a personas en práctica, que tengan alguna discapacidad. Adicional a esto, hay una subvención para adaptar el puesto de trabajo si el contrato dura un año o más.

Hay muchas otras ventajas y beneficios para las empresas que contratan a personas con discapacidad, lo que es un ahorro para las empresas, como los que hemos visto anteriormente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *