¿Cuántas trampas hacemos en los gastos de empresa?

Cualquier falla en un modelo de gestión puede ser aprovechado para sacar beneficios por las empresas y empleados que no tienen problemas en engañar a Hacienda imputando sus gastos personales a la empresa, cuando estos no tienen nada que ver con la naturaleza del negocio. Las malas prácticas empresariales son casi una institución que mueve millones de euros. Así es como vemos emblemáticos casos de sobresueldos o por  gastos por servicios que nunca se realizaron.

fisco

¿Cuáles son las malas prácticas mas comunes?

Los inspectores de Hacienda nos dan testimonio de algunos casos que causan risa incluso, por lo burdos que pueden llegar a ser. Pero aún así se continúan practicando. Algunas de estas malas practicas en las empresas son:

Gastos de representación: Comidas en lujosos hoteles, viajes y invitaciones numerosas en fechas y lugares donde curiosamente se efectúa un evento navideño, por ejemplo, son casos que aparecen una y otra vez y hacen que Hacienda cuestione qué tiene que ver la fuerza de venta o los albañiles con esos gastos.

Facturas falsas: No son pocas las empresas que se consiguen facturas para rebajar gastos por pago de impuestos. Pero cometen errores tan burdos como imputar gastos exactamente iguales, duplicados en dos lugares diferentes, y donde supuestamente participaron las mismas personas.

Errores administrativos: Por desconocimiento de la ley y por la razón que sea, son muchas las empresas que cometen el error de presentar tickets para demostrar gastos, cuando el único documento válido para hacerlo es la factura donde aparezca el NIF y todos los datos identificatorios de la empresa. El problema es cuando este “error” se repite una y otra vez, en un intento estéril de hacer pasar tickets en lugar de facturas.

Inconsistencias: Facturar por 10.000 euros y mostrar gastos por esa misma cantidad o incluso más, puede ser sospechoso para un inspector fiscal, a menos que estés invirtiendo en la empresa. Hay que tener cuidado con estos errores.

Facturas en formato inválido: Muchos creen que basta con imprimir las facturas que llegan en PDF a la empresa, pero resulta ser que las únicas facturas válidas ante Hacienda, son aquellas que tienen una autenticación electrónica.

empresa

Gastos en fiestas: Las empresas o profesionales autónomos que presentan facturas de hoteles, viajes, comidas y entretención que calzan justo en los fines de semana, pierden su tiempo ya que en la mayoría de los casos son identificadas como un fraude.

Coches: Los coches para uso laboral no pueden ser utilizados para uso personal, pero muchos se olvidan de esta ley, y hacen uso de un coche empresa para fines particulares. Ante esta situación, reducir impuestos y gastos no es posible.

Falsa publicidad: Si se les ha ocurrido la idea de poner publicidad empresa en el coche, puede que tengan que demostrar que el uso del coche es efectivamente para uso de la empresa.

Ahora que ya saben cuales son las malas prácticas más comunes, efectuadas por pymes y autónomos, ¿tienes alguna otra que nos puedas contar?. Puede que no parezca grave hacer este tipo de fraude a Hacienda una y otra vez, pero en realidad si es algo muy grave, más aun considerando que estas malas practicas las llevan a cabo al menos una tercera parte de los sujetos de impuestos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *