¿Cómo saber si mi negocio funciona o voy a tener que cerrar?

Tomar la decisión de cerrar tu negocio nunca será fácil, así sea que lleves unos pocos meses de estreno, o lleves años trabajando en él. Para muchos, cerrar su empresa es sinónimo de fracaso personal, y se toman un asunto de empresa, como si fuera algo personal, dejando que el orgullo mande sobre los asuntos donde sólo debiera mandar el criterio de empresa.

cierre de negocio

Aplicar cabeza fría al análisis de la situación, previo a cerrar tu negocio, es algo indispensable y necesario, que te dará la posibilidad de salir con una experiencia fuerte y en mejor pie para comenzar otra empresa. Aquí te daremos algunos consejos para poder analizar tu situación actual y saber si tomar la decisión de cerrar o no.

Los síntomas que predicen el cierre de tu negocio

No existe una única razón para cerrar un negocio, sino que son una serie de factores que se juntan y hacen que la situación se vuelva insostenible.  Aquí te daremos una pequeña guía para que puedas identificar más fácilmente los síntomas que predicen el comienzo del fin de tu empresa.

Desmotivación personal: Cuando aparece la desmotivación tienes que detenerte a pensar si acaso deseas pasarlo así el resto de tu vida, o si ya llegó la hora de emprender un nuevo rumbo. En tal caso, ya hay que ir planificando el plan de salida, y este no necesariamente debe implicar cerrar tu negocio, ya que si está funcionando bien, puedes traspasar los derechos y alquilarlo, por ejemplo. Siempre habrá alternativas para que puedas seguir ganando y a la vez te puedas desprender de la responsabilidad que implica estar administrando tu negocio de modo personal.

Demasiadas pérdidas: Si llevas más de 6 meses perdiendo dinero, y no se ve que la situación financiera y de mercado vaya a cambiar en el corto plazo, puede que sea hora de cerrar y parar las pérdidas, antes que los costos sean mayores.

Cambios del mercado: Cuando el mercado objetivo cambio de gustos y preferencias, tienes que ir a la par, cambiando con tu mercado de modo dinámico, en caso contrario estás condenado a morir en la obsolescencia.

La decisión de cerrar

Si producto de tu análisis numérico, las proyecciones de los estudios de mercado y lo que deseas hacer con tu vida, ves que no hay muchas posibilidades de sobrevivencia, entonces debes cerrar.

Los costos de salirse a tiempo de un mal negocio, siempre serán más bajos que los costos de salirse tarde.

El proceso de cierre

Para poner fin a todos los asuntos financieros y legales de tu empresa, tal vez debas contratar una asesoría, pero en la mayoría de los casos, los emprendedores tienen la suficiente preparación para saber cómo efectuar estos trámites, entre los que están el diluir la sociedad.

Algunos de los trámites inevitables que tendrás que hacer son:

Liquidar todo: Como siempre hay gastos corrientes en las empresas, al momento de cerrar tendrás que liquidar todos los asuntos endientes, como salarios, pagos a proveedores, venta de bienes, etc. Todo trámite que esté a medias, deberá completarse para cerrar bien.

Extinción: En el caso de los autónomos, darse de baja es muy simple, sólo tienen que darse de baja del Régimen General de los Trabajadores Autónomos, comunicarlo a Seguridad Social y Hacienda.

En el caso de las empresas, se debe cancelar el registro de la sociedad en el registro Público o de Comercio, o en el Registro Público de la Propiedad.

negocio-cierre

Preparándote para volver a empezar

Cuando ya estés con tu negocio cerrado, lo más recomendable es que te des un tiempo para reflexionar acerca de tus sueños de futuro. Antes de volver a emprender, te aconsejamos algunas cosas.

Analizar las causas del cierre: Tu experiencia pasada te ayudará a no cometer los mismos errores en un nuevo negocio. Plasma todo lo aprendido en tu plan de negocios, y que el plan de contingencias ante las dificultades esté siempre disponible.

Re comenzar: Todos los emprendedores saben que llega un minuto en que se debe recomenzar con todo. Cuando ya te sientas preparado, vuelve al mercado y aprovecha todo lo aprendido. ¿O alguien cree que la experiencia es gratis?.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *